Nueva York sus vitrinas y exhibiciones

Desde el miércoles estoy de visita en una de mis ciudades favoritas, Nueva York. Hace 7 años no venía y el año pasado decidí que tenía que volver. Así que lo declare hace unos meses cuando en Noviembre compré un saco en H&M pensando que lo estaba comprando para usarlo en invierno. Y así fue. En Enero compre un pasaje para viajar a NY, y aquí estoy.

Me recibió la ciudad con la nevada mas espectacular!!!!! Mi mejor amiga donde me iba a quedar me llama el día anterior a mi viaje y me dice; “Lu, te tengo una mala noticia”, con voz triste y todo, y le digo “que paso Pili?”, me dice “va a nevar el jueves que pereza!!!” y para mi fue la mejor noticia jajajaja. Que felicidad volver a ver nieve después de 14 años que no veía nevar. Puede que para los locales sea muy aburrido pero para mi era parte de mi paseo. Empezó a nevar desde la madrugada. Por la ventana del apartamento se veían los techos y las calles completamente blancas. Todo estaba cubierto por la nieve. Parecía la imagen de una película. La vista era espectacular!!!!

Esto no me impidió ninguno de mis planes, ir a caminar la ciudad. Traje lista de todos los sitios que quiero visitar. Prácticamente salí vestida como una esquimal, con capas de ropa que al final del día hacen que uno termine literalmente muerto por todo el peso que se tiene encima.

Ese día me dedique a ver vitrinas/escaparates y a tomarles fotos. Una de mis pasiones como ya les he contando en otros de mis posts. En cada esquina en medio de la nevada paraba me quitaba los guantes y con el celular tomaba la foto de mi codiciada vitrina.

Mi sector favorito para caminar y ver vitrinas es en el downtown, todo lo que es Soho, Chelsea y Tribeca. Los conceptos de las tiendas y su ambientación son muy diferente a lo que se ve en Midtown donde se encuentran las grandes tiendas como Bergdorf Goodman y Saks Fifth Avenue entre otros. Pero las vitrinas de Bergdorf nunca se pueden dejar de ver ni pasar por alto. Pueden ser sí no lo son las mejores vitrinas de la ciudad.

Montar una vitrina es como contar una historia. Para cada temporada el creador debe diseñar un concepto y ese concepto cuenta una historia. Todo lo que se encuentra en la vitrina tiene un link con cada uno de los elementos que están dispuestos en ella. Nada es al azar. Todo tiene una razón de estar en ese lugar. Esta semana las vitrinas estaban montadas con temas de primavera (muy tropicales y de colores vivos, mientras en la calle estábamos bajo cero y cubiertos de nieve hasta la coronilla jajajaja). En cada ventana se encuentra el nombre del diseñador que esta exhibido y el piso de la tienda donde se puede encontrar facilitando la compra y acceso a la tienda.

No solo las vitrinas son hermosas, las exhibiciones dentro de las tiendas son igualmente llamativas y estratégicamente diseñadas. La idea es crear experiencias dentro de cada tienda o sección dentro de ella. La invitación no es solo a que el consumidor compre es que cada persona tenga una experiencia con la marca, se convierta en el centro de la experiencia y quiera volver.

En H&M en la quinta avenida tienen una pasarela en medio de la tienda haciendo alusión a la semana de la moda que esta viviendo la ciudad hoy. Los maniquíes están simulando caminar por la pasarela con la ropa de la temporada.

Dentro de Bergdorf Goodman cada marca esta organizada dentro de una mini boutique. Gucci tiene una instalación con sus icónicas chaquetas, fondos rojos en la decoración y miniquíes rosados.. En los racks se encuentran pocas prendas exhibidas. Una prenda por referencia no hay nada repetido.

Visitar Soho y sus tiendas es otra experiencia. Las calles son adoquinadas, las construcciones son edificios viejos de ladrillos a la vista con las escaleras para incendios por fuera. En esta época los árboles son chamizos, sin hojas. Es una imagen opaca con poco brillo es la luz característica de la época. Muy hermosa.

Los apartamentos han sido convertidos en espacios llenos de objetos para la venta creando amables experiencias la cual cada consumidor la vive a su manera. The Apartment by the Line ubicado en Lower Manhattan es un espacio creado para vivir una experiencia única y diferente. En un tercer piso se entra por la sala, decorada con un sofá café oscuro, mesas de centro en vidrio y dos sillones. En la pared del fondo fotos en blanco y negro de diferentes artistas y un perchero con ropa frente a la ventana. La cocina es al aire libre con un mesón largo y muy moderno. Para llegar al cuarto se pasa por medio del walking closet con grandes cajonera y ropa colgada en los percheros. Al final se encuentra la habitación y el baño con una bañera blanca sostenida sobre unas patas blancas en walsh. La luz es tenue, alumbrado con velas dentro de candelabros de cristal. Alrededor esta cuidadosamente puesto cada elemento como jabones, toallas y artículos de decoración que invitan a querer quedarse en esa habitación respirando calma y tranquilidad.

Esta es una de las tantas maravillas que se encuentra uno en medio de esta agitada ciudad. Cada esquina es una experiencia que llena el alma y el espíritu y que hacen dar ganas de quedarse sin importar la inclemencia del clima del momento. Regreso con el corazón lleno y cargada de aprendizajes e historias. Definitivamente la moda es mi pasión. Esperen mas posts sobre esta visita.

Un abrazo

Lu

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s